Web BizarroWeb Bizarro

Suscríbete a nuestro Newsletter

X

Únete a nuestra lista de correos para recibir semanalmente actualizaciones de nuestro contenido.

Para ser más productivo a veces debes descansar

Para ser más productivo a veces debes descansar 26.MAY.16

Gianfranco Lemmo
Fundador WebBizarro

Todos queremos ser más productivos. Sentimos que el día no nos alcanza para sacar tantos pendientes y hacemos listas, organizamos horarios, bloqueamos distracciones y nos ponemos a trabajar. Todo eso está muy bien, pero en ocasiones, por más sistemas de organización que utilicemos, simplemente nos sentimos atascados sin poder avanzar. ¿Qué sucede?

Tómate un rato para no hacer nada….

A veces planeamos cada minuto de la jornada laboral, pero se nos olvida que no estamos hechos (por más que queramos) para trabajar horas y horas sin parar. Subestimamos la importancia de los descansos. No solo son importantes, son necesarios para que podamos funcionar correctamente.

Es por eso que para poder ser más productivos, necesitamos estructurar nuestra jornada en sesiones de trabajo intenso, intercaladas con descansos cortos. Una de las técnicas más famosas basadas en este principio es Pomodoro. Esta técnica te lleva a pasar 25 minutos (un pomodoro) de trabajo intenso, seguido de cinco minutos de descanso. Después de estos cinco minutos, empieza otro pomodoro de trabajo concentrado y así sucesivamente. Una vez que reúnas cuatro pomodoros, puedes tomar un descanso más largo de 20 o 30 minutos. 

No necesariamente tienes que usar Pomodoro, la idea es que intercales trabajo intenso con descansos frecuentes. Pero trabajo de verdad, nada de intentar hacer multitask. Además, no pienses que un descanso es ponerte a ver Facebook o contestar mensajes de texto. Tírate en el suelo y haz ejercicios de respiración, estírate, camina un rato, tómate una taza de café mientras platicas con alguien, haz un poco de ejercicio o lee algo interesante.

Te aseguro que cuando regreses a trabajar, tendrás ideas frescas y el atasco se habrá despejado. ¡Vale la pena detenernos un rato para ser más productivos!