Web BizarroWeb Bizarro

Suscríbete a nuestro Newsletter

X

Únete a nuestra lista de correos para recibir semanalmente actualizaciones de nuestro contenido.

4 consejos para que los emails no acaben contigo

4 consejos para que los emails no acaben contigo 30.MAY.16

Gianfranco Lemmo
Fundador WebBizarro

Hay pocas cosas más satisfactorias que una bandeja de entrada en ceros. Para algunos, lograr dominar los emails parece una tarea titánica que solo algunos pueden conseguir. En realidad no es tan difícil, solo necesitas una estrategia acompañada de un poco de determinación.

1. El correo electrónico no es chat

Si no quieres tener miles de emails en tu bandeja de entrada, no envíes miles de emails que en realidad no necesitas. Si lo puedes decir a través de una llamada o un mensaje, hazlo así. Te ahorrarás muchos dolores de cabeza, ¡nadie quiere un correo electrónico de una sola oración!
Si de plano lo que necesitas es enviar un email, trata de que sea lo más claro y conciso posible, con la información necesaria para que el intercambio de mensajes sea breve.

2. Elimina suscripciones

Este es probablemente una de las cosas que más tiempo te tomarán, pero es justo y necesario hacerlo. A lo largo de los años, seguramente has regalado tu dirección de correo electrónico a muchas empresas, y estas llenan tu bandeja de entrada pretendiendo venderte algo a cada momento. Tienes que empezar a darte de baja de todos esos sitios que ya no te interesan.

Ahora, si hay páginas cuyo contenido todavía quieres seguir, descarga alguna aplicación como Feedly o Pocket para que guardes ahí las lecturas que te interesan. No tiene caso que eso esté en tu correo electrónico.

3. Establece horarios

Si algo es urgente, te van a llamar. Dependiendo de tu trabajo, es suficiente con que revises el correo una o dos veces al día. No tiene caso estar abriendo tu bandeja de entrada cada hora, eso solo te estresará innecesariamente. Evalúa tus actividades y elige un par de horarios para revisar y organizar tu correo electrónico. El resto del día, olvídate de él. Como ya dijimos, no es mensajería instantánea.

4. Siempre, SIEMPRE, haz algo con cada correo

Tienes varias opciones: simplemente borrarlo (si no es nada útil o que requiera alguna acción de tu parte), contestarlo y luego lo borrarlo, añadir algo a tu lista de pendientes/calendario/agenda y borrarlo, o archivarlo. Nunca abras un correo y simplemente lo dejes ahí. Si quieres una bandeja limpia, deberás hacer algo con cada correo después de leerlo.

Ten cuidado a la hora de archivar, no te conviertas en un acaparador de correos. De preferencia, si hay algo que necesites después dentro del mensaje (como información de pago, horarios o cualquier cosa que debas recordar), almacénala en algu