Web BizarroWeb Bizarro

Suscríbete a nuestro Newsletter

X

Únete a nuestra lista de correos para recibir semanalmente actualizaciones de nuestro contenido.

Hacer tu lugar de trabajo más productivo

Hacer tu lugar de trabajo más productivo 01.JUN.16

Gianfranco Lemmo
Fundador WebBizarro

Si laboras en una oficina y no estás completamente contento con tu lugar de trabajo, y por lugar de trabajo me refiero a tu escritorio, es hora de hacer algo al respecto. Si trabajas en casa tendrás más libertad de hacer cambios, pero en cualquier caso puedes hacer pequeños ajustes que te hagan sentir más a gusto mientras terminas tus pendientes y eso se traducirá en una mayor productividad.

Escritorio, no bodega

Primero que nada tienes que hacer una limpia. Seguramente, con el paso del tiempo, has coleccionado en tu lugar de trabajo decenas de cosas que realmente no necesitas que estén ahí. Revisa cada uno de tus cajones y tira lo que ya no sirva. Evalúa todos los artículos de oficina que tienes y aparta solo los que realmente utilizas. Busca un lugar aparte para poner las cosas extras, tu escritorio no es una bodega. 

¿Qué cosas necesitas realmente sobre tu escritorio? Eso en gran manera dependerá del trabajo que haces. Si, como yo, te dedicas a crear contenido, lo más probable es que solo necesites tu ordenador, una libreta y una pluma sobre tu escritorio. Libera la superficie de tu lugar de trabajo de todas las cosas que no utilizas regularmente, ponlas en cajones dependiendo de qué tan seguido las necesitas. Mantén las cosas que requieres en todo momento a la mano, las cosas que solo utilizas un par de veces al día en el cajón más cercano y en los lugares más alejados conserva las que usas algunas veces por semana.

¡Encuentra un lugar para cada cosa! Que todo tenga un propósito para estar ahí.

Luz y algo agradable para ver

Ahora, tener un escritorio limpio y organizado no significa tener un escritorio poco personal. Añade detalles que puedas mirar de vez en cuando y te alegren el día: una bonita planta, la fotografía de un ser querido o alguna pieza de arte que realmente te guste.

Otra cosa importante es la iluminación. La luz natural es lo mejor. Si eres lo suficientemente afortunado como para tener una ventana cerca, ¡genial! Pero también podrías traer una lámpara que de luz agradable para que no estés sumido en la oscuridad.

Ponte cómodo

Si trabajas en casa, invierte en una silla que realmente te de soporte y en la que puedas trabajar cómodamente. Recuerda que tus pies completamente planos sobre alguna superficie y tu monitor debe estar a la altura suficiente para que no tengas que jorobarte para mirarlo. ¡Una buena postura salvará a tu cuerpo a la larga! No olvides levantarte del escritorio regularmente para estirarte.

Estas son solo algunas de las cosas que puedes hacer para mejorar tu lugar de trabajo y realmente disfrutar mientras estás ahí. Vale la pena intentarlas, ¡no te arrepentirás!