Web BizarroWeb Bizarro

Suscríbete a nuestro Newsletter

X

Únete a nuestra lista de correos para recibir semanalmente actualizaciones de nuestro contenido.

¿Por qué deberías usar un preprocesador de CSS?

¿Por qué deberías usar un preprocesador de CSS? 22.JAN.14

Alvaro José Rios Ch
Fundador WebBizarro

CSS es un lenguaje que si bien ayuda mucho a la hora de implementar diseños en los sitios web, también tiene muchas limitaciones. El CSS puede convertirse en un sin fin de escritura y sobreescritura de código donde tienes que sustituir o anular estilos creados anteriormente y llega a ser una maraña complicada de código para quien tenga que hacer mantenimiento.

Actualmente hay muchos preprocesadores CSS que nos permiten hacer el trabajo mucho mas rapido y de una manera muy limpia, con un lenguaje mucho más fácil de entender y mantener y con características que te permiten hacer cosas como bucles y condicionales, por ejemplo, que con el lenguaje de las hojas de estilo no podríamos lograr.

Los preprocesadores de CSS son aplicaciones que toman un conjunto de instrucciones en un archivo y lo convierten a código CSS. Los más conocidos son SASS y LESS, ambos son subconjuntos del lenguaje CSS con algunas funciones adicionales así que si ya sabes CSS aprender estos lenguajes no te será nada complicado.

¿Qué ventajas nos ofrece?

La primera el uso de variables y funciones, si puedes definir el color de la fuente en una variable y usarla a lo largo de todo el documento no tendrás que pasar horas interminables tratando de cambiar el color cuando el cliente diga que no le gusta el que tiene, solo cambias la variable y compilas el archivo. Además con las funciones puedes definir estilos CSS completos y usarlos a lo largo de todas las hojas de estilo, modificando los parámetros necesarios con lo que no tendrás que repetir código.

Una vez que entendemos el primer punto entonces nos damos cuenta de que el preprocesador va a acelerar tu trabajo porque ya no tendrás que repetir código y al escribir menos ahorras tiempo que puedes aprovechar en otras cosas.

Y finalmente lo más me gusta de los preprocesadores es que la pesadilla del mantenimiento se termina, o al menos no es tan aterradora. Modificas una función para hacer que el estilo funcione en internet explorer, o cambias la variable para que la fuente no sea Helvetica sino una Google Font y tu vida es mucho más feliz.

Por supuesto creo que ustedes tendrán sus razones para usar preprocesadores y los invito a compartirlas con toda la comunidad en la caja de comentarios, justo después de la información del autor.